LLUEVE.

Llueve
y la lluvia tiene, una armonía suave,
suave como fragancia de jazmines,
como el canto de las aves.

Llueve
y caen como chispas sus largas eles
sobre la soledad de las calles,
sobre las tejas parroquiales…

Llueve
quizás donde nadie lo espere,
para anidar en los verdes valles.

Llueve
y los caminantes
llevan paraguas de colores,
rostros apacibles…
y tristezas que hieren.

Llueve
y miles de gotas mueren
estranguladas contra los cristales.

Llueve
sobre la callada tarde,
y la nostalgia golpea mis sienes,
y los recuerdos… vuelven.

Hasta dentro de mi llueve,
y los recuerdos… vuelen, vuelven como naves…

©Hergue Azul.

Anuncios