RIO CON EL PELO SUELTO.

Hoy la soledad
camina conmigo
descosiendo versos a la vida,
quemando quimeras
a la vuelta de la esquina.
Nos sentamos juntas a la mesa,
compartimos la misma almohada.
Está tan arraigada a mi existencia
que hasta la llamo amiga, compañera, hermana…
nos conocimos en mayo
cuando la primavera moría en otoño
y nacieron tardías las rosas
en el incipiente invierno.
Caminábamos juntos
tomados de la mano,
cuando -paso Malú –
con su pelo largo,
falda corta y tacón alto…
sus ojos voltearon,
se quedaron en blanco,
y brotó una risa pícara de sus labios
ante sus gráciles encantos.
Le solté la mano,
y desde entonces… no he vuelto a verlo;
por eso, hoy me rio, con el pelo suelto,
sí, me rio, pero no los consiento.

©Hergue Azul.

Anuncios