INDOMABLE

Siempre pensé en el amor
como algo hermoso, alegre, suave
como la fragancia de los jazmines.

Me costo mucho entender
que el amor también puede ser
tortuoso, oscuro, negro como las cales
pero no por ello, menos bello, sublime
porque el amor es eso, un sentimiento sublime
que te abraza sin importar quién eres
que te embarga el alma con sus sentires
que no entiende de razas, ni clases sociales
sólo se siente, se vive, tú no lo eliges…

Yo nunca me propuse quererle
ni tenerle tan cerca, y distante a la vez
sólo Dios sabe que así fue…

Todavía no sé que tanto lo quise
se me enredando en el alma
como una yedra a su vieja pared
en cada espacio de mi solitaria piel.

Me fue calado despacio, breve
como el agua limpia, corriente
que brota de los manantiales
llenandome con su aroma de vivos colores
edulcorandome con sus mieles.

Nunca me propuse quererle, lo sé
ni tenerle tan cerca, y distante a la vez
sólo Dios sabe, que así fue…
Me negué a amarle; sin embargo lo amé.

©Hergue A.

Anuncios

EL MENTIROSO

Creo en ti desde mis alas;
pero te veo siempre irreverente
con un halo de misterio
en tu sonrisa impostada,
y se hacen trizas todas mis esperanzas
de ver sobre tu cabellera blanca
una aureola de plata y nacar…
Se me hiela la vida, se me encoge el alma…
Ilusa yo, en mi cuento de hadas
que siempre olvido, olvido siempre!
que la gente… no cambia,
porqué tú las quieras, porqué tú las amas
con esa pasión que quiebra, abraza…
no, no cambian, usan máscaras.
Cambian la piel, esparcen escamas.
Son como las mandrágoras
con sus blancas campanas,
bellas, desde la distancia sana.

© Hergue A.

SIN OLVIDO

fb_img_15142896076171872648618.jpg

Te tendré por siempre aunque tú no quieras, serás carne de mi carne, sangre de mis venas.

Te tendré por siempre,cada invierno, cada otoño, cada primavera… como un poeta a sus quimeras.

LLoraré en tu tumba, te traeré violetas…

Te recamaré de perlas con mis lisonjeras letras.

Te llenaré de luces a expensas de quedarme ciega.

Te llevaré por siempre aunque tú no quieras, en mis labios amantes como la vez primera… en cada canción que escucho, y en mis trenzas de rancheras.

©Hergue A.

A SOLAS

Ruge la mar a mis espaldas, como si no hubiese un mañana.

La noche descuelga sus sombras, y la luna, a horcajadas cabalga sobre la noche estrellada.

Las pardelas guañan, a mi soledad incrustada.

La mar… me embelesa y canta, hasta que la noche se hace alba; mientras la vida escapa… rauda como las lagrimas.

©Hergue A.

LLUEVE.

Llueve
y la lluvia tiene, una armonía suave,
suave como fragancia de jazmines,
como el canto de las aves.

Llueve
y caen como chispas sus largas eles
sobre la soledad de las calles,
sobre las tejas parroquiales…

Llueve
quizás donde nadie lo espere,
para anidar en los verdes valles.

Llueve
y los caminantes
llevan paraguas de colores,
rostros apasibles…
y tristezas que hieren.

Llueve
y miles de gotas mueren
estranguladas contra los cristales.

Llueve
sobre la callada tarde,
y la nostalgia golpea mis sienes,
y los recuerdos… vuelven como naves.

Llueve
hasta dentro de mi llueve,
y los recuerdos… vuelen, vuelven como naves…

©Hergue Azul.

DIOSA MORENA.

 

Mujer de ocaso
que al sol contemplas
en su rojinegra urna.
Mujer de aureola morena
y torneadas piernas.
Mujer de bravías tierras
que desecha entre caricias
febril te contoneas…
Musa sedienta,
hasta los tonos ocres… de la tierra 
beben de ti… Diosa Morena.

©Hergue Azul.